¡Hola! Mi nombre es Enrique, pero todo el mundo me llama Kike. 😀

Un publicista que necesita hacer contenido compulsivamente (no me acuerdo cuando empecé), por ello aquí encontrarás viajes, muchos viajes pero también, rutas con moto y motovlogs.

Soy feliz con quedadas moteras, haciendo vídeos de motos y visitando sitios atractivos que me voy encontrando. Hago grabaciones de momentos inolvidables y divertidos, datos técnicos y sobre todo… gente de la ostia, ¡eso si!.

Nacido en los que muchos consideran el paraíso, islas Canarias, concretamente Tenerife.

Bienvenid@ a mi web de motovloger.

Aquí podrás encontrar temas relacionados siempre con viajes y motos. Y si puedo compaginar estas 2 pasiones ya no paro. Si no fuera por el dinero o más bien por la falta de él, estaría todo el día de picos pardos, viajando de un lado para otro sin rumbo ni objetivo, más que disfrutar de nuevos países y sus gentes.

Me flipa la idea de despertar un día y arrancar la moto sin saber muy bien dónde acabaré. Y sin saber dónde comeré o la próxima ciudad donde dormir.

Como casi todas y todos lo que estamos aquí, me imagino que también nos frena nuestros trabajos o la falta de él. Entonces se resume todo a la capacidad que tiene cada cual, en tiempo o de dinero para organizarse y hacer algún viaje bueno que gravar.

Después me empapé tutoriales de edición y así creer que voy a hacer una edición de vídeo cojonuda y puede que así sea, sin embargo pienso muchas veces de coger el ordenador y tirarlo por la ventana.

Invertí unos cientos euros (como poco), en unas cámaras deportivas guapas, me exprimí la cabeza a ver dónde diablos la coloco, en el casco, encima, lateral, en el manillar de la mono, para atrás… y todo son dudas y dudas.

Al final me flipó el trio motos, viajes y motovlogs

Así que al final decidí hacer apaños con todo para ir tirando y me enganché. Voy pillando el truco a las cámaras deportivas, a la edición y puede incluso que me pille con el tiempo una buena cámara porque creo que es lo único que me apasiona realmente.

El mejor motovlog de España, de México, de Argentina o de Mordor 😉

Como no, empiezas a buscar y ver otros motovlogs. Y a mi por lo que respecta, se me va la bola. Empiezo a ver motovlogers españoles, argentinos, peruanos, todos los que vea de habla hispana y automáticamente me vuelvo un adicto. Adicto y consumidor potencial de motovlogs en español. A compartir esta pasión de compartir viajes, rutas, países, experiencias y gentes.

Empiezo a fijarme en todo, en encuadre, la moto, el casco, la chaqueta, la música… Tendrá copyright esa imagen, tendrá la espalda cubierta con esa chaqueta. La imagen no tiembla, seguro que tiene estabilizador. Será una Gopro de las últimas, porque la mía parece que la lleva un canguro. Y se oye super bien, eso seguro que le pondrá un micro carísimo y yo ahora no tengo dinero para tonterías técnicas caras. A la mierda, lo compró ya en Amazon que sale más barato…

Y no tiene fin.

Motovlogs en Español

Me doy cuenta que quiero meterme en ese mundo de lleno, si ves mi perfil ya he hecho unos cuantos. Estoy trabajando y pensando cómo puedo contarte la siguiente historia y cómo contártela en vídeo en la plataforma de Youtube, lo mejor que sé.

Empiezo con una obsesión sana de estrujarme la cabeza de cómo sacar planos, y como una cosa es la teoría y otra la práctica. Es difícil pero empiezas a probar y poco a poco te van saliendo cosas.

Veo gente con mucho talento… Siempre aprender de alguien que tiene experiencia te ahorra con sus trucos algún que otro dolor de cabeza. Por lo menos, empiezo a diferenciar qué cosas quiero contar y qué cosas no.

Comenzar un motovlog. Moto, vídeo y edición.

La combinación debe ser perfecta. O por lo menos no puedes ser muy malo en alguna de las 3 ya que se notaría y mucho. Si eres bueno con la edición pero no tienes buen material, difícil. Si tienes material pero no tienes moto o está reparando, difícil. Si tienes el último modelo de BMW y grabas unos planos espectaculares rozando rodilla pero para ti la edición es una palabra china mal sonante? Estás jodido también. Puede fallar algo, pero fallar mucho no. Por eso es tan difícil comenzar un motovlog, y por eso es tan difícil ser constante. Te prometo que trabajaré lo mejor que sé para mostrártelo.

Viajar en moto

Todo empezó por un viaje que hice en solitario, di la vuelta a Europa. Unos 14.000 kilómetros en los que recorrí 21 países.

Fue un antes y un después. Ese viaje me cambió la vida (aunque suene un poco a libreto de agencia de viajes), así fue. Nunca estuve 100% a gusto en un sitio mucho tiempo después de eese viaje. Y parece que no pero es un problema. De alguna manera una ciudad se me queda pequeña en poco tiempo y no llega a ser por las motos y me vuelvo loco.

Viajar en moto me cambió la vida a mejor

A partir de ahí, ya no pude parar. He estado desde entonces, buscando la manera de poder escaparme una y otra vez. Esa libertad extrema, la sensación que puedes ir por cualquier parte del mundo con tu moto y que no hay fronteras. En Europa no saqué ni una vez en pasaporte, así que imagínate la sensación de libertad. empecé a buscar rutas con moto por todos lados, las quería hacer todas.

12 días de subida hasta Suecia y 21 de bajada desde Finlandia hasta Tenerife. Una auténtica locura. Incluso se me empezó a ir un poco la bola en la bajada, a partir del día 11 o 12, al ver que no tenía una conversación de más de 15 minutos con nadie al día. Empecé a pensar que eso era un regalo que me había dado la vida y así lo acepté.

Quiero terminar dándote la bienvenida de nuevo a mi página web y a mi motovlog, que ni mucho menos soy el mejor. Pero te lo contaré con la mejor de las ilusiones e intentaré sacar lo mejor de mi, para que… disfrutes de las motos, viajes y motovlogs y la pasión que conlleva hacerlos, como yo, como un niño.

Porque por eso estamos aquí, para disfrutarlo. Y para eso, ¡si que somos los mejores!.